viernes, 24 de febrero de 2012

La voz de la calle en el ayuntamiento


Desde hace semanas sigo con interés lo que sucede alrededor de #movimiento15M o #acampadabcn. Tengo 29 años y obviamente conozco a la perfección las motivaciones que llevan aprotestar a muchos jóvenes –y no tan jóvenes- por la frustración de vivir bajo un sistema que no funciona, que ha abocado a la sociedad más preparada de nuestra historia a un paro estructural del 20% (46% entre los jóvenes), con una pérdida de derechos sociales y laborales indeterminados. Es curioso que todos los partidos del sistema, catalogados por nuestro presidente Josep Anglada como la casta política parasitaria, quieran hacerse valedores de las reivindicaciones de un movimiento que en su tramo final se ha dejado tentar por fuerzas violentas y antidemocráticas, cuando todos ellos, de izquierda o derecha, han sido responsables de la situación en la que nos encontramos.
Yo encontré respuesta a mi indignación en Plataforma per Catalunya. Me cansé, como los 3.000 votantes de PxC en Sant Boi, de que ser mileurista sea un privilegio. Del cierre de quirófanos, de los barracones en las escuelas y los contratos basura. De que un millón de Catalanes vivan en el linde de la pobreza mientras las ayudas a la inmigración hayan sido millonarias, con el PNI de 4.000 Meur. Multinacionales que se deslocalizan a países del tercer mundo y se realizan despidos encubiertos en EREs con beneficios récord, como el de Telefónica.
Esto no funciona. Por eso nos reivindicamos como la voz de la calle en el Ayuntamiento, cercanos a los problemas cotidianos y alejados de las poltronas y privilegios que defiende la clase política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario